top of page

La mejor pregunta de mi carrera profesional

A veces lo mejor que nos puede pasar es que llegue alguien totalmente de nuevas a nuestro mundo yóguico en el que tenemos el hábito de movernos como pez en el agua (hablo concretamente de las personas que nos dedicamos a la enseñanza de Yoga) y nos coloque en un lugar insospechadamente sorprendente.

Esto me trae una gran contemplación en mi vida que me tiene muy muy atenta en estos últimos tiempos y a esta contemplación la he llamado DAR POR HECHO, algo muy habitual en la psique humana y a mi modo de ver un gran motivo de confusión.


El caso es que siguiendo el hilo del título de esta entrada, la segunda vez que un hombre (Pablo) venía a la sesión de yoga, con bastante afluencia de gente por cierto en esos días estivales que

amamos practicar al aire libre,



pregunté si había alguna duda con algo de lo practicado ese día y llegó la GRAN PREGUNTA que se ha quedado tatuada en mi memoria por los siglos de los siglos:


"¿Cuando dices que vayamos hacia dentro, a dónde tenemos que ir?"


Qué gran momento, mi mandíbula se descolgó de manera inmediata y ojiplática lo miré cayendo de manera instantánea en una vorágine emocional en la que pasaban un montón de cosas por mí y que a la par me estaban desmotando totalmente, especialmente a la parte de mi "personaje" como profesora de yoga.

Uau! es la mejor pregunta que me han hecho en estos casi 20 años compartiendo, enseñando, guiando.

En qué momento dí por hecho que algo que para mí es tan natural para otra persona que jamás había practicado yoga ni se había sentado a meditar tenía que saber a lo que me estaba dirigiendo.



Ir hacia dentro... si tú que lo estás leyendo tienes la misma duda me encantaría leerte en comentarios y abrir un diálogo que nos enriquezca y amplíe nuestra visión.

Constantemente hablamos de ir hacia dentro, de que el único camino real es hacia dentro, de que la verdadera posibilidad de transformación y desarrollo personal es hacia dentro, de que es hacia dentro dónde te encuentras contigo, con tu esencia con tu Ser.


¿Cómo indicar el camino hacia dentro? ¿Qué guía dar para encontrarlo?


Fue un momento maravilloso que cayó en mí con el efecto en la piel de una ducha fría, me espabiló de pronto y me colocó delante este gran error humano de dar por hecho que la persona que tengo en frente está entendiendo mis indicaciones, mis comentarios, mis divagaciones y mis exposiciones sobre algunos temas que inspiran mis clases.

Pues no, resulta que no.

¿Y si esto lo extrapolo a la comunicación en general, a lo que me creo que la persona con la que me estoy comunicando ha entendido del mensaje que yo he querido dar?

Si creo que a través de su lenguaje gestual y su lenguaje corporal ha entendido mi mensaje. Pues esto puede ser un no rotundo y no hay pega en ello simplemente me abre la posibilidad de que no todo el mundo va a entender mi mensaje y de que no todo el mundo va a sacar sus palabras de manera directa y me va a decir:


¿De qué estás hablando?

¡No me entero de nada!


¿En qué momento pensaste que lo que es un básico en tu vida iba a ser comprendido y encarnado por quien tienes delante?


A mí me están viniendo últimamente mensajes así, no siempre soy comprendida y no todo el mundo tiene la capacidad de decirme en público un; " perdona no te entiendo" y a mí particularmente me está dando mucho que pensar y la responsabilidad de afinar y refinar mi mensaje para llegar de una manera más directa hacia dónde me quiero dirigir.

DAR POR HECHO es una auténtica "cagada" que yo tengo la capacidad de cometer una y mil veces, y estoy en una profunda revisión a nivel profesional y también humano de que quiero disolver esa tendencia.

No quiero dar por hecho que haces "esto por lo otro", que si me miras de cierta manera "te pasa no se qué", que por un gesto complaciente "estás de acuerdo conmigo"...

Mi deseo es que nos entendamos con plena honestidad, estar abierta a recibir tu "no me entero" y abrirme a un "no me interesa, gracias" con total humildad.

No quiero dar por hecho nada que me reconforte o me reafirme más en mi "verdad" porque además puede cambiar con la experiencia y el ritmo de la vida.

Dar por hecho acota un sinfín de posibilidades que ni siquiera puedo abarcar porque quien tengo delante tiene un infinito de posibilidades y dar por hecho algo con respecto a esa persona es limitarla a mi visión y no por favor, no es lo que quiero.


De manera pública hoy te invito a que disolvamos conjuntamente esta limitación de nuestra psique para seguir expandiendo más y más nuestra conciencia infinita en el reconocimiento de nuestra grandeza.


Hoy declaro que no doy por hecho nada de lo que te pasa porque tengo un 50 % de posibilidades de estar confundida ante tus infinitas posibilidades y si en algún momento di por hecho algo con respecto a ti que me estás leyendo desde lo más profundo de mi corazón te pido disculpas.


SALUD, AMOR Y LIBERTAD


Irene.



Comments


bottom of page