top of page

La libertad del NO

Uffffffff según he escrito el título de esta entrada ha habido algo dentro, una tremenda sensación de ligereza que me indica que sí, que es por ahí.

Escribe una mujer con 4 planetas el Libra en su carta natal y esto quiere decir que lo de los límites para mí venía codificado en una lengua muy difícil para ser descifrada por mí así sin esfuerzo.

Poner límites ha sido (y es) seguir descifrando un lenguaje que mis caminos habituales no reconocen. Las senderos trazados en mi psique (samskaras) tienen la habitual costumbre de complacer, de colocar lo que se espera de mí antes de lo que yo realmente siento en mis entrañas.

Imagínate entonces descifrar el código en el que el NO aflora y llega con un eco de no ser escuchado en siglos y él sigue insistente y yo que no sé ni cómo interpretar su fuerza...


Este ha sido mi mapa mundi durante varias decenas de años, pura costumbre ya bien identificada en mí de ser aceptada, querida y "enrollada" por mi disponibilidad y mi "generosidad complaciente".


La primera vez que llegó el mensaje descodificado fue en mi primera lectura de Carta Natal de manos de la Astróloga Susana García Blanco

Había una clara necesidad de poner límites para poder caminar mi propia vida de manera más dichosa, auténtica y conectada con mi Ser. Un inicio de trabajo personal más que necesario para poder seguir "respirando", tan sumamente necesario como eso...

El trabajo de desarrollo personal es un sendero que comienza y que nunca sabes los derroteros que toma ni el tiempo en el que alcanzas un "logro", pero gracias a esa lectura comenzó una ardua tarea para mí de aprender un nuevo idioma e implementarlo en mi vida, algo tan básico y aparentemente simple como el NO.


Después han llegado otros espacios de trabajo personal, de mentorías, de pura práctica, de otras lecturas desde una astrología instintiva (así me ha salido llamar a las sesiones que vivo con Alba Ram ); es el tiempo de vivir mi propio ascendente, un encuentro muy particular con mi yo, con mis propias necesidades que están creando un nuevo vínculo conmigo.

Astrología, Diseño Humano, Sincronario Maya (en este último te recomiendo por favor que sigas a Marisela Baladía y descubras la manera más orgánica que yo he vivido a través de las lecturas para conectar con mi yo más sincronizado y orgánico con los ritmos de la naturaleza ) lecturas de mis propios mapas que me han ayudado a descifrar-me.


El NO está cargado de salud, de autenticidad y de espacio. Un no saludable que me genera tiempo y ligereza me otorga un SI cargado de verdad, de ganas, de amor y de Servicio que en lo más profundo de mi Ser siento que es a lo que he venido a esta vida.


Para poder Servir necesito fuerza, amor y espacio. Esto es una realidad que vivo en mis carnes más allá de manuales de autoayuda y de panfletos de crecimiento personal. El equilibrio entre el dar y el recoger es una maestría que he descubierto forma parte de mi cotidiano de manera radical.



Quizá hay algo en estas palabras que te mueve, que te resuena o simplemente no te tocan y es perfecto. Para mí ha sido un logro increíble y me siento de momento muy en párvulos pero lo que también siento es que no tiene marcha atrás, he aprendido un nuevo idioma y estoy aprendiendo a conjugarlo con amor, sinceridad, orden y belleza.


Gracias por leer hasta aquí, es maravilloso saberte al otro lado!



AMOR, SALUD Y LIBERTAD



Irene.

2 comentarios

2 comentarios


Es una maravilla leerte y recibir lo compartido ya que me resuena un montón, personalmente para mí el aprender a decir NO sin ataduras, alto y claro, supone un trabajo hacia la libertad donde parece que todo me lleva últimamente, no hago más que recibir señales que "no voy a tener más remedio" que escuchar y contemplar con toda mi atención. Siento que se me está poniendo delante el camino y tomo la responsabilidad de empezar a transitar por él, aunque sea largo y a veces cuesta arriba... Mil gracias siempre!!

Me gusta
Contestando a

eres un ejemplo vivo de quien abre su corazón a caminar con Conciencia!!!! mucho amor mi Marti!

Me gusta
bottom of page